Conocimiento Para Potenciar Tu Sitio Web

¿Administras un pequeño negocio? Aquí hay 8 formas de manejar tu estrés

¿Administras un pequeño negocio? Aquí hay 8 formas de manejar tu estrés thumbnail

Hay muchas ventajas de ser dueño de tu propio negocio — como ser el jefe, por ejemplo. Puedes ver tus propios planes y sueños tomar forma y vida. Y puedes poner la compañía a andar al paso que creas necesario. Pero, ¿la desventaja de administrar un pequeño negocio? Todo el estrés que viene adjunto. Es por eso que aprender a manejar el estrés es crucial para todos los dueños de un pequeño negocio

“Administrar el estrés es importante como dueño de un negocio porque típicamente, tendemos a ser propietarios únicos o tener pocos empleados”, dice Amanda Pratt, Master en Trabajo Social, Trabajadora Social Licenciada en Clínica, Certificada en Atención de Pérdidas Perinatales, Terapeuta de Enfermedades Crónicas, de Imagine Life Therapy. “Esto quiere decir que si nos agotamos, al final del día esto puede disminuir la velocidad del progreso de tu negocio y cuando no nos sentimos bien, nuestros negocios no pueden estar bien. También sabemos que si no nos adaptamos bien al estrés, tendemos a tener como resultado una peor salud mental y física, entonces seas dueño de un negocio o no, esta es una área que siento que debería ser una prioridad para todos nosotros”. 

Reducir el estrés siempre debería ser una prioridad en tu lista de tareas para mantenerte sano — y a tu compañía también. “Es por eso que es importante no sentirte culpable por dar un paso atrás o priorizar algo de tiempo solo para ti”, dice Poppy Greenwood, consejera de la salud mental, emprendedora en serie y cofundadora de la plataforma de soporte de emprendedoras femeninas Meyvnn.

Afortunadamente, hay muchas técnicas de manejo de estrés para pequeñas empresas que te ayudarán a aliviar la tensión y ansiedad de tu trabajo. Usa estas técnicas para tener algo de alivio instantáneo. 

8 Formas de manejar el estrés relacionado con tu trabajo

1. Reconoce lo que está yendo bien

“Esta es una de las primeras cosas que le resaltó a los clientes — es igual de importante reconocer lo que está bien (o lo que está más o menos bien) para poder reconocer las cosas que no están funcionando tan bien,” dice Pratt. 

“Las estrategias que funcionan mejor para nosotros tienden a aprovechar nuestras fortalezas. También es bueno hacer un inventario de las áreas de adaptación donde tendemos a tener respuestas más activas o más involucradas con el estrés (versus las respuestas poco conectadas) y pueden informar nuestros futuros intentos en otras áreas de manejo de estrés. Todos tenemos hábitos que llegan de forma más natural para nosotros que son sanos y creo que estas son estrategias que deberíamos abordar primero cuando creemos un plan de manejo de estrés”.

Además, cuando consideras lo que está funcionando en tu negocio, eso instantáneamente te pone en una mentalidad positiva, lo que hace mucho más fácil combatir el estrés. “Hacer un balance de las cosas que han salido bien te ayuda a poner en perspectiva el cambio que estás haciendo y el crecimiento que has logrado”, dice Greenwood. “Sentir que estás progresando, sin importar qué tan poco sea, es una de las mejores formas de relajarte. Te ayuda a reconocer que estás en una aventura y que tu trabajo hacia cualquier objetivo que tengas te está empujando hacia adelante”. 

“También te hace sentir mucho más organizado”, dice Greenwood. “Poder identificar dónde están funcionando las cosas o dónde no, te hace sentir que tienes control sobre lo que está pasando en medio de lo que puede sentirse como el caos de administrar un negocio”.

Enfocarte en las cosas buenas de tu negocio también mantiene tu mente en el presente. “Cuando estás estresado, tu cerebro te dice que tienes que estar alerta”, dice Drema Dial, Ph.D., psicólogo y coach de vida. “¡Tu cerebro se acelera con todas las cosas que podrían ir mal, irán mal, puede que salgan mal y cómo lo vas a solucionar! Esta es una de las formas que nuestro cerebro usa para mantenernos en rutinas familiares. Esta es precisamente la razón por la que es imperativo romper este ciclo, lo cual nos mantiene encadenados a comportamientos malsanos de adaptación y mantiene altos tus niveles de estrés”.

Estás Cordiamente Invitado

¡Únete al grupo de Facebook de DreamHost para conectarte con dueños de sitios web que piensan similar y obtén consejos de pares y expertos por igual!

2. Identifica tus factores de estrés

“Identificar tus factores de estrés es vital para poder encargarte de ellos”, dice Greenwood. “El estrés usualmente viene de un problema que aún no has comenzado a resolver o que estás teniendo problemas para resolver. Creo que la mejor manera de identificar los factores de estrés es dar un paso atrás. Cuando eres un emprendedor, estás trabajando constantemente, ajustando y probando para continuar creciendo. Estar en ese tipo de mentalidad intensa todo el día realmente puede restringir una perspectiva más amplia que necesitas para identificar las áreas que te están causando estrés y cómo abordarlas mejor. Una vez que has identificado lo que te causa estrés, puedes crear una mejor forma para manejarlas. E incluso simplemente identificar lo que te está causando estrés puede ayudarte a aliviar algo de tensión”.  

Recuerda que las personas responden al estrés de forma única. “La autoconciencia es clave aquí porque cada persona es diferente”, dice Mike McDonnell, orador internacional, emprendedor en serie, copropietario de una marca global y podcaster. Una vez que sabes qué te estresa, puedes delegar esas tareas a otros. Si no es una opción, saber que una parte particular del trabajo dispara tu ansiedad, puede ayudar a prepararte para manejarla y simplemente tomar un respiro profundo antes de comenzar. Con el tiempo, puedes trabajar en cambiar tu respuesta al factor estresante. 

“Podemos hacer esto practicando técnicas de relajación para abrir nuestra conciencia a las sensaciones, pensamientos y comportamientos de nuestro cuerpo”, dice Pratt. “También podemos monitorearnos a través de escritura en diarios o rastrear estados de ánimo, síntomas y hábitos de pensamiento. Y mientras que es bueno identificar los factores estresantes, es incluso más importante identificar nuestras percepciones y respuestas a esos factores. Las investigaciones demuestran que importa menos cuáles sean los factores y más cómo respondemos a ellos”. 

3. Construye una agenda sólida

“La estructura es importante porque entre más planeamos, menos tenemos que anticipar activamente lo que pueda pasar”, dice Pratt. “Planear nos ayuda a tener un mejor sentido de auto-eficacia o confianza en nuestras habilidades de manejar lo que sea que pase”. 

Cuando tienes una rutina regular, sabes qué esperar en el trabajo y eso te da un sentido de paz y control, haciendo más fácil mantener alejado el estrés. Si sabes por adelantado que tienes una tarea difícil que realizar en tu lista de tareas, abórdala primero en la mañana para evitar esa sensación de terror. Además, te sentirás realizado y listo para conquistar cualquier otra cosa aparezca en tu camino. 

“A tu cuerpo también le gusta la rutina — es bueno para tu ritmo cardiaco, lo cual es el reloj interno de tu cuerpo que puede dictar cosas como cuando te sientes cansado o con energía y realmente puede impactar tu habilidad para enfocarte”, dice Greenwood. “Por ejemplo, sé que mi energía y mi concentración decaen a las 3 pm. Entonces, en mi agenda alrededor de esa hora, usualmente tengo una rutina de ejercicio programada que me da algo de tiempo fuera del escritorio para poderme energizar”. 

Una queja común de los dueños de pequeñas empresas es que no hay suficientes horas al día. “Usualmente cuando ahondamos en este problema, la razón no es la falta de tiempo, sino, la falta de una agenda”, dice Dial. “Una agenda le permite a una persona planear para anticipar y ayuda a mantener la vida organizada. Recomiendo que todas las actividades entren en una agenda, ¡incluso la hora de descanso!”.

4. Prioriza tu tiempo

Hay una razón  por la que el “auto-cuidado” se ha convertido en una palabra tan famosa — nos hemos dado cuenta de lo crucial que es sacar tiempo para nosotros y mantener un estado mental sano. Cuidarte a ti mismo es clave para mantener el estrés del trabajo bajo control.

“Priorizar un poco de ‘tiempo para ti’ es realmente importante porque es muy fácil quedar atrapado en lo que estás haciendo, realmente puedes olvidarte de ti y de quien eres — separado de tu negocio”, dice Greenwood. “Tomar tiempo para ti, o usarlo para salir con tu familia y amigos, es lo que usualmente reafirma tus creencias en lo que estás haciendo. Es realmente importante no perderte a ti mismo en tu negocio, porque eso, en el peor de los casos, puede llevar tu negocio a perderse también”. 

Como dueño de un pequeño negocio, es muy fácil caer en la trampa de trabajar todo el tiempo. Así como agendas tiempo para ciertas tareas que necesitas realizar, deberías agendar tiempo libre. “Le enseñó a los clientes a ver ese tiempo desconectados como un beneficio para la creatividad y eficiencia porque tienden a trabajar mejor después de tomarse un descanso”, dice Dial. “Tomarte un descanso le permite al cerebro tomar nueva información y generar creatividad”. 

5. Aprende a decir ‘No’

“Cuando estás comenzando, puede que no tengas el lujo de oportunidades lloviendo todo el tiempo, entonces dices que sí a todo”, dice McDonnell. “Pero eventualmente te enfocas en una misión y antes de tomar una decisión te preguntas, ‘¿esto me ayudará a llegar allá?’”. 

Por supuesto, decir no puede ser muy difícil. Pero es importante recordar tu valor y que tienes tiempo limitado. “En vez de pensar que puedes ofender a la otra persona, es una oportunidad de mostrarles que cuando decides hacer algo, realmente valoras lo que estás haciendo y lo estás haciendo en tus términos”, dice Greenwood.  

De lo contrario, apersonarte de más de lo que puedes manejar es la forma más rápida de caer en esta trampa de estrés. “Es importante aprender que poner límites es necesario para salvaguardar el bienestar de los dueños de negocios, su tiempo y para proteger sus negocios”, dice Dial. “Cuando son abordados con una solicitud, los dueños de pequeñas empresas deberían preguntarse lo siguiente: ‘1. ¿Esto es algo que quiero hacer? 2. ¿Tengo tiempo para hacerlo? 3. ¿Cuál es el nivel de importancia y se ajustará a mi agenda?’”.  

Decir no también es clave para poner límites. “Cuando no ponemos límites, terminamos sintiéndonos como si se aprovecharán de nosotros, exhaustos, estresados y terminamos como personas complacientes, adictos al trabajo, aislados o sintiéndonos incomprendidos”, dice Pratt. “Dicho en simples palabras: Los límites son una de las mejores formas que puedes hacer para tu salud mental y física y bienestar”. 

6. Delega o terceriza algunas tareas

Cuando estás acostumbrado a ser el jefe, puede ser difícil delegar algo de control. Pero, como cualquier dueño de una pequeña empresa sabe, no puedes hacerlo todo. Y si estás tratando de hacerlo, probablemente no estás haciendo un muy buen trabajo en cada cosa. Es por eso que aprender cómo delegar o tercerizar algunas partes del negocio es una de las bases para tener éxito. 

Por ejemplo, ¿luchas un poco con Facebook, pero amas trabajar cara a cara con los clientes? Usar un servicio de marketing de redes sociales o contratar un empleado para manejar tareas administrativas puede liberarte para hacer exactamente eso. Descifra cómo quieres gastar tu tiempo y qué prefieres evitar. 

Al final, tercerizar te permite hacer crecer a tu compañía. “Es importante reconocer temprano dónde están tus debilidades, para que puedas pasar esas áreas a otras personas quienes las puedan manejar mucho mejor”, dice Greenwood. “Hacer esto también puede aliviar un poco de estrés, no tener una tarea contigo, que sabes que debes hacer, pero que lidias con ella y que crees que consume mucho tiempo”. 

¿Las buenas noticias? ¡DreamHost ofrece un amplio rango de servicios profesionales! Ya sea que necesites ayuda con diseño web, tareas de marketing, administración de sitio, o desarrollo de proyectos, nuestro equipo de expertos está a la espera para realizar estas tareas por ti. 

7. Elige tus herramientas sabiamente

Las herramientas de trabajo y software están hechas para hacer tu trabajo más fácil — no al contrario. Pero, si estás gastando más tiempo aprendiendo cómo usarlas que de hecho usándolas, realmente no te están siendo de utilidad. “Es importante elegir las herramientas sabiamente, porque ellas deben ser las cosas que se llevan el estrés y te ayudan con las tareas en vez de añadir más al problema”, dice Greenwood. 

Optar por aplicaciones confiables para pequeñas empresas, herramientas de administración web y servicios de alojamiento siempre valdrá la pena al final del día. ¡Imagina si el sitio web de tu negocio se cayera! Es por eso que vale la pena usar el alojamiento de DreamHost y WordPress para tener una cosa menos de la cual preocuparte.

“Prueba diferentes software hasta que encuentres esa herramienta que te quite el estrés para que puedas beneficiarte por completo de ella”, dice McDonnell.

Shared Hosting que impulsa tu propósito

Nos aseguraremos de que tu sitio sea rápido, seguro y esté siempre en línea para que tus visitantes confíen en ti.

8. Desconéctate de durante tu tiempo libre

“No eres un robot”, dice Greenwood. “No puedes trabajar todo el tiempo y esperar mantener el mismo nivel de productividad y eficacia. Necesitas reponer tus niveles de energía y no solo físicamente sino mentalmente, emocionalmente y espiritualmente. Cuando estás trabajando en tu negocio, quieres estar presente y en el momento. Eso sería difícil si no puedes desconectarte en tu tiempo libre y sientes un conflicto entre tu vida laboral y tu vida personal”. 

Como dueño de una pequeña empresa, probablemente te sientas atado a tu teléfono, pero si necesitas tiempo alejado de los correos y revisando a tus clientes. “Desconectarte y hacer una desintoxicación digital siempre pone tu cerebro a descansar”, dice Dial. “Leyendo, viendo TV, yendo a caminar y hablando con otras personas son formas grandiosas de activar una parte diferente de tu cerebro. Asegúrate de tomar tiempo para las actividades que disfrutas. Es esencial combatir el estrés al buscar experiencias que te ayuden a relajarte”. 

Es especialmente importante apagar tus dispositivos y evitar la luz azul, la cual puede mantenerte despierto, al menos una hora antes de dormir. Además, no tendrás que preocuparte por algún correo que te pueda mantener despierto en la noche. Dormirás mejor entonces estarás descansado y alerta para atender a tu negocio al siguiente día. 

No más noches sin dormir

No es secreto que administrar un pequeño negocio es una de las cosas más difíciles (y estresantes) que jamás harás. ¡Pero ser emprendedor también es lo más gratificante! Entonces cuéntanos: ¿Cómo manejas el estrés de tu trabajo como dueño de una pequeña empresa? ¿Qué te mantiene encaminado mientras que tu negocio “florece”? Y, ¿tienes algún consejo para priorizar tu bienestar mental? ¡Conéctate con nosotros en Twitter y déjanos saber qué piensas!

Sobre el Autor:

Ellice nos llega de la Casa DreamHost, la primera de su nombre, Guardiana del contenido de todas las cosas, protectora de la marca y gobernante de los reinos sociales. tl;dr — Ellice es la Gerente de Marketing de Contenido en DreamHost y supervisa todos los esfuerzos de contenido y redes sociales.