Conocimiento Para Potenciar Tu Sitio Web

16 Maneras de mantenerte enfocado cuando trabajas desde casa

16 Maneras de mantenerte enfocado cuando trabajas desde casa thumbnail

Trabajo desde casa. Teletrabajo. Como sea que lo llames, encender tu portátil para completar algunas tareas desde tu sofá, tu comedor u oficina en casa se está convirtiendo en la nueva normalidad.

Mientras que esto suena como el sueño de toda persona hogareña — ¿Alguien listo para tomar las reuniones en pantalones de sudadera? — No siempre es fácil organizar tu horario. Ya sea que seas trabajador independiente y estés lanzando un sitio web de un pequeño negocio o una persona que solía trabajar en la oficina y está haciendo la transición al trabajo en casa —  querrás evitar ser succionado por tareas de la casa, sacar a tu perro en una caminata larga, o caer en la espiral de Netflix.

Cuando no hay nadie monitoreando tus tareas en persona, es muy fácil salirse de curso. 

“Sin el ojo vigilante de un supervisor o expectativas claras de tu tiempo, estás normalmente sintiéndome fuera de base y te distraes fácilmente”, dice Lauren LeMunyan, dueña y coach ejecutiva en The SpitFire Coach. “Poner una carga en la lavadora, ir por un snack a la cocina, y cualquier reality de televisión puede robarte la energía si no tienes cuidado”.

Mientras está bien tener un día de descanso de vez en cuando, no está bien dejar que esa rutina tome las riendas todo el tiempo. Es por eso que tener un horario de trabajo — y apegarse a él — es crucial.

“Trabajar desde casa une ambos aspectos personales y laborales bajo un mismo techo”, dice Ellen Williams, fundadora de The Data Chick. “Como resultado, es fácil distraerse cuando intentas completar tareas laborales hasta que puedas separar lo laboral de lo personal. Toma tiempo ver las cosas de trabajo en serio cuando estás trabajando en casa, si nunca lo has hecho. Trabajar desde casa es un ejercicio para aprender sobre ti mismo. Está todo en la mente, así que no creo que haya alguna regla rápida o estricta para ser exitoso.”

Sigue estos 16 tips para mantenerte enfocado cuando estés trabajando desde casa. 

 

1. Ten un espacio de trabajo dedicado

Ya sea que tengas un espacio super organizado, o un rincón en tu cocina, es importante tener un espacio dedicado para tu oficina. Aunque tengas un departamento pequeño, deberías hacer espacio en algún lugar, y dedicarlo solo para trabajar. 

“Un espacio dedicado es el elemento más importante,” dice Peter Vandendriesse, fundador y CEO de Guestboard.co. “Es sencillo sentarte con un portátil en tu sofá, pero tu postura y ergonomía no van a ser correctas, y usualmente estás cerca de un televisor, lo cual termina siendo una distracción obvia. También prefiero tener un monitor doble (lo cual incrementa mi productividad), así que tener un escritorio es una opción fácil de tomar. Así como tu cama es un lugar reservado para dormir, tu oficina debería ser para trabajar.”

¿Trabajas desde casa?

Usa el tiempo que te ahorras en transportarte para construir un ingreso adicional. Empezando desde $2.59 USD/mes, nuestros planes de Shared Hosting hacen fácil construir tu sitio web.

2. Mantente alejado de redes sociales

¿Hay un agujero negro más tentador que las redes sociales? Una visita rápida a Instagram se puede convertir en un gran gasto de tiempo, pero hay maneras de evitar caer en tentación. 

“Uno de mis trucos de productividad favoritos, viene con la ayuda de una aplicación llamada Stay Focusd”, dice la emprendedora de tecnología Lori Cheek, que vive en la ciudad de New York, fundadora y CEO de Cheekd. “Cuando estés trabajando desde casa, Facebook y Twitter pueden ser una distracción grande. StayFocusd ayuda a evitar estas distracciones al restringir la cantidad de tiempo que puedes gastar en estas redes sociales. La extensión de Google Chrome te permite configurar una restricción de tiempo en ciertos sitios web con un tiempo por defecto de 10 minutos máximo. Una vez que tu tiempo límite ha sido alcanzado, los sitios que has elegido bloquear no podrán ser accedidas por el resto del día.”

3. Vístete para el éxito

Mientras que no necesitas un traje formal o una falda ajustada y tacones cuando no estás saliendo de casa, hay un punto medio para vestirte en las mañanas.

“Todo es parte de tener una mentalidad de negocios y un ritual diario”, dice Andre Fasciola, presidente y CEO de Matcha Kari. “Somos criaturas de hábito, y es vital tener buenos hábitos. Por supuesto, estar sentado en tu pijama será cómodo, pero ¿puedes tener una mentalidad profesional con tu pijama puesta? Lo importante, no es realmente sobre cómo te ves; es tener una mentalidad profesional”.

Usa lo que sea cómodo para ti. Pero tener una rutina en la mañana — tan simple como cepillarte los dientes y cambiarte de ropa — es crucial, así sea que te pongas unos pantalones de yoga. 

4. Pon límites

Es un concepto erróneo pensar que trabajar remotamente es trabajar poco. Cuando un amigo te invita a un café en la tarde o un almuerzo se torna más largo de lo que esperabas, puede ser difícil encontrarte con que tienes que sacrificar un poco de tu tiempo, también.

“La mayoría de la gente no se da cuenta de que trabajas desde casa, a menos de que les digas”, dice LeMunyan. “Al decir cuando estás disponible en vez de esperar a que te digan cuando se pueden reunir, estás manejando tu tiempo apropiadamente. Trabajar desde casa, no es una desventaja, así que no inventes excusas para no hacerlo. Tienes tiempo cuando estás disponible, estés en la oficina o no. Recuerda que tienes que entrenar a la gente para que sepa como tratarte y a tu horario de trabajo”.

5. Evita procrastinar

Si crees que es tentador procrastinar en la oficina, es aún peor en casa, donde hay más distracciones. 

“Es fácil posponer cosas para más tarde en el día o para primera hora en la mañana porque no estás atado a un horario de oficina”, dice Williams. “Sin embargo, esto causa estrés, ya que te puedes acercar bastante a una fecha de entrega con tiempo bastante limitado, y si algo inesperado pasa — como que se vaya el internet, te enfermes, o un miembro de la familia se enferme — podrías pasarte de la fecha, lo que puede tener graves consecuencias para tu negocio”.

6. Deja las tareas de casa para luego

Es tentador poner a funcionar el lavaplatos mientras trabajas, o tomar un break para aspirar, pero hacer esto puede interrumpir tu concentración y tu ritmo. 

“Así como todo lo demás, aparta un tiempo específico al día para hacer esto — no lo mezcles casualmente en tu rutina si eres una persona muy organizada”, dice Vandendriesse. “Tuve problemas con tareas de la casa tomando el control de mi día al principio. Ahora, hago tal vez 10 minutos completos de tareas en la mañana y 10 en la noche”.

7. Crea un horario

Tu calendario debe funcionar como lo haces tú. Esto quiere decir que si eres un tipo A y amas tener cada minuto planeado, adelántate y programa tu día, incluso escribe tus tiempos de descanso. Si eres más una persona de seguir una lista de tareas, escribe un plan de juego y tacha las cosas a medida que las completas. 

“Por ejemplo, me gusta gastar los primeros 15 minutos de mi día creando una lista de prioridades para el resto del día, luego reviso mis correos electrónicos para ver cómo esto puede impactar esa lista”, dice LeMunyan. “Luego, veo mis prioridades y las organizó donde mejor se ajustan y dejó descansos de 15 minutos entre ellos”

Si prefieres ir con el ritmo del día, no hay necesidad de sobre-agendarte — pero ten una idea sobre qué cumplir cada día para que te mantengas todo al día. Y sin importar tu estilo, asegúrate de que la manera en la que tu día está programado es un reflejo de tu energía natural.

“¿Por qué estás programando conferencias al final del día, cuando estás tratando de cerrar proyectos?” dice LeMunyan. “Si te sientes creativo en la mañana, bloquea ese tiempo para hacer una lluvia de ideas y completar tareas críticas. Si tu trabajo requiere horas de tiempo enfocado, recomiendo apilar tus reuniones antes de tu hora de almuerzo, luego usar esa comida importante para moverte a otro proyecto y tareas. Al bloquear consistentemente este tiempo, estás entrenando a otros a respetar tu tiempo y productividad — ¡y van a notar y apreciar los resultados!”

8. Toma un descanso para ir al gimnasio

Programar una sesión de sudor en tu día de trabajo es una buena idea, desde que te asegures de planear correctamente.

“Tu salud física está más en riesgo cuando estás realizando trabajo desde casa”, dice Vandendriesse. “Incluso esos que se sientan en un cubículo de oficina tienden a caminar medio kilómetro (más o menos) a lo largo del día, cuando van a su carro, cuando van a almorzar, y demás. Me he dado cuenta, que inscribirme en ciertas clases de fitness hace más fácil seguir un horario, ya que las clases empiezan en una hora específica. Esto hace mucho más difícil procrastinar, al contrario de sí solo visitas el gimnasio para subirte a la caminadora”.

Además, tomar un descanso de ejercicio provee un estímulo al cerebro. En vez de ir por una taza de café, una sesión de ejercicio puede poner esas endorfinas a fluir y darte una explosión de energía. 

9. Automatiza tanto como puedas

¡La tecnología es un gran asistente administrativo! “Programa alertas para tareas y citas importantes, construye reglas para filtrar mensajes  no importantes durante las horas de oficina, usa un software que encuentre errores en tu código o contenido por ti, configura una facturación automática a tus clientes, pre-configura correos y publicaciones de redes sociales, y usa diferentes ringtones para personas diferentes para que sepas cuando debes responder tu teléfono”, sugiere Williams.

10. Encuentra tu zona de enfoque

“Después de administrar mi emprendimiento por más de 8 años, intenté trabajar desde casi todos lados en la ciudad de New York: algunos espacios de coworking, un club de miembros llamado The Soho House, tiendas de café, e incluso algunas veces desde un bar”, dice Cheek. “El lugar donde encontré que es donde más me puedo enfocar es el mesón de mi cocina. Tan pronto cómo me acomodo, organizo mi espacio de trabajo — tener un espacio limpio de trabajo me ayuda a enfocarme y sentirme estructurado. Seguido, me siento con una taza de café e intento relajarme por 15 minutos antes de sumergirme en la rutina. Luego, priorizo la lista de tareas de mi día y organizó el resto de mi día. Encuentro algún canal de  Spotify, me pongo una venda imaginaria y me enfoco por horas”.

“También ahorro mucho tiempo en el día trabajando desde casa porque no me tengo que alistar, subir al transporte público o manejar hasta la oficina, ni ir por un café o por el almuerzo ya que los tengo a la mano. Siempre hay Wi-Fi confiable y no tengo a nadie alrededor distrayéndome”.

11. Saber cuándo acabar tu turno

“El error más común es pensar que al trabajar desde casa tienes más tiempo para trabajar y mejor balance con tu vida laboral”, dice Williams. “Trabajo es trabajo, sin importar donde lo hagas o cuanto lo ames. Necesita ser completado. Y, también necesitas una vida personal.  Cuando no tienes una barrera física entre ambas, como una distancia geográfica entre tu casa y tu oficina, puede ser fácil trabajar muchas horas, dejando menos tiempo para tu familia y amigos.”

Puede ser tentador intentar trabajar un par de horas después de la cena o el domingo, pero cuando sientes que estás trabajando todo el tiempo, esto puede llevarte al agotamiento. Es por eso, que debes ajustarte a un horario predeterminado y maximizar tus días de trabajo para que puedas disfrutar tu tiempo libre y sentirte más fresco y listo para volver al trabajo el lunes en la mañana.

“Crear una rutina que separa tu día de trabajo de tus días de descanso puede ser una distinción importante entre ambos”, dice Fasciola. “Me gusta lavarme las manos y la cara tan pronto como salgo de mi oficina. Los psicólogos dicen que este acto tan simple sirve como metáfora de ‘limpiar el pizarrón’ y nos ayuda mentalmente a limpiar las dudas”.

¿Listo para revisar el precio de un dominio?

Suscríbete a nuestro boletín mensual para consejos y trucos para construir el sitio web de tus sueños

12. Ten contacto humano

Es normal que extrañes las charlas en el dispensador de agua que son típicas de un lugar de trabajo. Trabajar solo desde casa puede hacerte sentir un poco solo.

“Asegúrate de programar tiempo social durante el día”, dice LeMunyan. “Hablar con al menos 3 personas al día, te ayudará a sentirte conectado en un ambiente aislado”.

13. Disfruta los descansos

Encontrar cuando tomar un descanso y que tan largo debe ser, puede ser una tarea difícil. Si tomas muchos, puedes sentir que te estás desviando, pero si tomas muy pocos, puede ser contraproducente, ya que puedes llegar a la mitad de tu día y estar agotado. 

¿Un descanso que todos deben tomar obligatoriamente? Un descanso para almorzar. 

Puedes pensar que es más productivo comer tu sandwich al frente de tu computador para completar más trabajo, pero tomar un descanso apropiado para almorzar, especialmente cuando trabajas desde casa, es crucial. No se trata solo de llenarse con comida — tu cerebro también necesita un descanso. Y estudios han demostrado que cuando eres más consciente de tus comidas, vas a disfrutarlas más y quedarás más satisfecho. 

“A veces trabajar desde casa puede ser demasiado cómodo”, dice Williams. “Cuando trabajas por un par de horas desde un computador, es fácil perder la noción del tiempo y sentir que solo has trabajado un par de minutos. Esto no es saludable. Los descansos son importantes para estirarte y poner la sangre a circular”.

Es mejor encontrar lo que funciona mejor para ti y programar descansos de acuerdo a esto, pero encuentra un balance y tomate un descanso cuando lo necesites. 

“A veces tienes que ceder ante tus distracciones”, dice Williams. “Si empiezas a soñar despierto y tienes que forzarte a volver a la tarea en la que estás trabajando, o si tus hijos quieren tu atención y tienes que mandarlos a otra habitación para poderte concentrar, es tiempo de tomarte un descanso. Sueña despierto un poco — incluso puede despertar tu creatividad — y dedícale algo de tiempo a tus hijos. No pelees. En casi todos los casos, tienes un poco de tiempo de sobra, a cambio de una mayor concentración. Los descansos, también son beneficiosos cuando te atascas en un problema, tal como que tu código no está funcionando correctamente, información que no parece tener sentido o escribir algo de contenido que realmente no está fluyendo. Levántate, hidrátate, come algo, juega algo, y simplemente piensa en algo más por los siguientes minutos. Cuando regreses a tu escritorio puedes ver algo que no habías visto antes”.

14. Haz videollamadas con tus colegas

Incluso esas personas que trabajan solas desde casa, tienen un equipo, e interactuar con ellos tanto como sea posible es importante.

“Es importante ser tan comunicativo con ellos cómo serías si trabajaran físicamente en una oficina juntos”, dice Vandendriesse. “Provee registros constantes sobre lo que estás trabajando y lo que has alcanzado. Sin verte en persona, es fácil para otros crear una opinión de que no estás haciendo mucho, cuando probablemente en realidad eres más productivo y organizado de lo que eras antes. Dales una vista transparente a tu nueva, increíble vida de trabajo”.

15. Obtén las herramientas correctas para el trabajo

No importa qué tan organizado este tu día o que tan cómoda sea tu oficina, nada va a hacer una diferencia más grande para tu productividad que tener las herramientas correctas. Así como tener el escritorio correcto y una conexión rápida de Wi-Fi hace que el trabajo fluya, igualmente lo hace escoger el paquete de alojamiento correcto cuando administras tu propio sitio web desde casa. DreamHost tiene opciones para todo tipo de sitio para hacer esta parte del trabajo tan fácil como es posible. 

16. Ten un plan de largo plazo 

Tachar tareas de tu lista de tareas es un componente principal de trabajar desde casa, pero también debes pensar en ver todo el paisaje.  Cuando trabajas solo y desde casa, es fácil atascarse en las tareas del día a día, pero debes siempre tener en mente tu plan de negocios. 

“Tienes que saber cuál es tu objetivo final, para que puedas crear un plan que te ayude a alcanzar tus metas”, dice Fasciola. “Gasto bastante tiempo hablando con dueños de nuevos negocios y muy seguido escucho sobre estas grandiosas ideas que quieren alcanzar, pero no tienen un plan para alcanzarlas. Las ideas son buenas, pero sin pasos accionables, solamente estás dando vueltas y no vas a llegar a ningún lado. Una vez que tienes un plan accionable, divídelo en objetivos diarios, semanales, bimestrales, y anuales. Una vez que divides tu misión en pasos ejecutables y piezas pequeñas, te vas a sentir menos abrumado y más motivado. Suficiente motivación + tarea = Productividad”.

¿Cuáles son algunas de *tus* formas favoritas de mantenerte concentrado mientras trabajas remotamente? El distanciamiento social no quiere decir que no podamos hablar de compras. Intercambiemos tips sobre como trabajar desde casa en Twitter.

Avatar

Sobre el Autor: