Conocimiento Para Potenciar Tu Sitio Web

Marca de ropa Colombiana aborda el problema medioambiental de la moda rápida

Marca de ropa Colombiana aborda el problema medioambiental de la moda rápida thumbnail

La llamada industria fast fashion o en español, moda rápida — la cual trae la moda de las pasarelas a las tiendas de descuentos — significa que más ropa que es tendencia es producida rápidamente y a bajo costo. También quiere decir que, cuando las tendencias cambian o las telas baratas se desgastan, muchas de estas prendas son descartadas — casi el 85% de todos los textiles producidos anualmente terminan en el basurero.

La lista de delitos ambientales continúan: la ropa descartada contribuye a la polución de microplásticos en el océano. Crear prendas de moda rápida produce más emisiones de carbono que los vuelos internacionales y los envios marítimos combinados. Se necesitan 2,000 galones de agua para producir un par de jeans.

Ya es suficiente, dice Claudia Martínez Puerto.

“La moda es una parte de la vida de cada persona y es una de las industrias más contaminantes del mundo”, dice Martínez. “Uno de los problemas de la industria es la cantidad de desechos que genera”.

En el 2015, Martínez fundó Les Common People, una marca de ropa Colombiana diseñada como “una marca independiente para mujeres independientes”. A medida que Martínez se volvía más familiarizada con la industria de la moda  —  incluyendo sus notorios desechos y en algunas veces, cadenas de suministro dudosas, plagado de bajos salarios y pobres condiciones de trabajo — ella decidió hacer algunos cambios.

“En el 2018 decidimos cambiar el concepto de la marca y enfocarnos en sustentabilidad y el desarrollo de productos con residuos textiles”, dice Martínez. Les Common People usa textiles descartados, incluyendo desechos textiles de otros fabricantes de ropa, para reciclar y coser prendas de ropa únicas desde abrigos hasta pantalones. Y toda la manufactura es hecha por personas locales del país, dándole a Les Common People control sobre las condiciones de trabajo.

Martínez ha confiado en DreamHost para apoyar su entrada al mundo del comercio electrónico — y su objetivo de un futuro más sostenible. “Al reciclar, podemos comenzar a ser parte del cambio que la humanidad está buscando: personas a las que les importa el impacto ambiental y social que genera”, dice ella.

Nosotros Apoyamos Tu Sueño

No importa cuales son tus objetivos en línea, DreamHost estará ahí para ti, asegurándonos que tu sitio sea rápido, seguro y siempre en línea. Planes desde $2.59 USD/mes.

Estilo y sostenibilidad

Martínez nació y creció en Bogotá, Colombia y hoy en día administra Les Common People en su ciudad natal.

“Este país está lleno de inspiración”, dice ella. “Sus paisajes no tienen comparación: su gente es bastante única y aunque Bogotá es una ciudad un poco desordenada, tiene algunos lugares realmente hermosos y puedes encontrar todo tipo de cosas”.

Martínez comenzó su carrera como publicista independiente, diseñando y cosiendo su propia ropa como un hobby, antes de construir Les Common People, trabajando con otros colaboradores para ayudar con fotografía, diseño y contabilidad.

“Quería que las personas sintieran la ropa en la misma forma en la que yo lo hacía con la ropa que hacía para mí. Ese fue el momento en el que decidí comenzar mi propia marca de moda”, dice ella.

Claudia Martínez Puerto, fundadora
Fundadora de Les Common People, Claudia Martínez Puerto

Hoy, ella diseña e incluso cose algunas de las prendas para Les Common People, tomando su inspiración del arte, la música y las películas. El nombre de su compañía, el cual combina inglés con su idioma nativo (el español), refleja la filosofía propia de Martínez y por que quería entrar a la industria en primer lugar.

“El nombre de la marca nació de la idea de que todos los seres humanos son iguales y que comunicamos quiénes somos a través de la ropa que usamos. Somos ‘common people’ (personas comunes) llenas de originalidad y unicidad, personas que usan las prendas que vestimos como una manera de decirle al mundo quienes somos”.

Pero, expresar tu individualidad a través de ropa bonita y con estilo, dice ella, no tiene que destruir el medio ambiente.

“En un mercado lleno de marcas de moda rápida, encontrar un diseñador único, auténtico de prendas de vestir es una tarea casi imposible, por eso es que en Les Common People decidimos crear prendas únicas provenientes del reciclaje completo de residuos de textiles nuevos”, dice ella. “Añadimos valor a las telas que fueron descartadas por otros; transformamos residuos de textiles 100% nuevos en prendas”.

Esta estrategia — crear piezas que no son solo diferentes de lo que encuentras en cualquier tienda, sino que también están hechas y diseñadas individualmente, usando residuos de telas disponibles para crear un look que literalmente no encontrarás en ningún otro lugar — crea una relación perfecta entre el estilo y la sostenibilidad. Y esta unión resulta ser todo lo opuesto de la moda rápida: prendas de calidad, hechas a mano, destinadas a verse   por muchos años.

“Al mezclar el diseño con los valores de la sostenibilidad, alcanzamos el punto intermedio que estábamos buscando”, dice Martínez. “Estamos ofreciendo un producto con el estilo y diseño de la marca, y un producto que va a ayudar a mitigar el problema ambiental generado por esta industria y que está desarrollado respetando todos los enlaces de nuestra cadena de producción”.

Oferta y demanda

Otra prioridad de Martínez es limpiar la cadena de suministro. La ropa a precio de oferta, en los estantes de muchas tiendas occidentales usualmente están hechas por trabajadores en China, India, y otros países, principalmente mujeres y niñas, muchas trabajando turnos largos y en condiciones peligrosas por tan poco como  15 centavos de dólar la hora.

Para asegurarse de que su ropa es hecha ética y hábilmente, Martínez usa colaboradores locales para crear su inventario.

“Subcontratamos la manufactura de las prendas a pequeños productores en Bogotá, donde nuestra marca está ubicada”, explicó ella. “Como una marca con valores sostenibles, logramos crear prendas de diseñadores desde el reciclaje. Y al producir localmente podemos manejar las condiciones de trabajo de las personas que hacen posibles nuestras prendas.

La fuente de sus propias prendas es el residuo de textiles nuevos — que son, telas inutilizadas que habrían sido de lo contrario descartadas a los basureros. El material crudo dicta en que tipo de proyecto pueden trabajar Martínez y sus colaboradores y fuerza la creatividad de diseño. El resultado es el look de un conjunto único de retazos en su ropa que mezcla patrones complementarios y texturas.

“Al tomar los residuos de otros, tenemos la posibilidad de desarrollar nuestra creatividad a través de diferentes formas, texturas, relieves y diseños que los residuos textiles nos dan y con esto creamos prendas únicas”, dice Martínez.

Los residuos de las telas también impactan la alineación del inventario. En este momento en la tienda de Les Common People, encontrarás abrigos y sacos en venta — porque construyeron la colección basada en los materiales que había disponibles en ese momento.

Martínez y su equipo están actualmente ocupados produciendo su próxima colección, la cual trae camisetas y pantalones diseñados para combinar bien con la ropa exterior. Adicionalmente a la producción sostenible y cadena de suministros, los productos de Martínez resaltan por su diseño.

“Nuestros productos son reconocidos como prendas con estilo y diseño, lo cual es apreciado por su originalidad así como ser prendas fáciles de integrar en el closet de nuestros clientes”.

Retos y triunfos

Ser dueña y administrar un pequeño negocio va bien con ella, dice Martínez — incluso con las largas horas que esto demanda de ella.

“Me gusta la independencia que te da tener tu propio negocio — tener control de tu propio tiempo y trabajar en la forma en la que te gusta”, dice ella. “Aunque creas que trabajar tú solo va a ser un trabajo más relajado, no lo es. Algunas veces tienes que trabajar 10 veces más, pero es realmente gratificante cuando ves los resultados de trabajar en tu propio proyecto”.

La carga de trabajo fue un reto, especialmente en los primeros días de Les Common People, pero traer la ayuda de afuera ayudó a Martínez a afinar sus fortalezas. Ella aprendió a dejar ir los detalles y mantener su vista en el panorama general.

“Cuando tienes un pequeño negocio usualmente haces casi todo tu mismo y no es una tarea fácil”, dice ella. “Para mí, fue difícil dejar entrar a las personas y que me ayudarán a hacer algunas cosas. Pensé que podía hacer todo sola y estaba tan equivocada. Aunque quería hacer todo y tener el control de cada pequeño proceso para que todo se hiciera de la mejor manera posible, fue imposible y me estaba desgastando. Ahora que tengo algunos colaboradores, puedo enfocarme en el diseño y la administración —  las cosas en las que soy buena”.

Martínez ha podido convertir Les Common People en un trabajo de tiempo completo los últimos años. “Amo lo que he logrado” dice ella. Ahora está buscando continuar haciendo crecer el negocio y construir un equipo más grande.

Por supuesto, su experiencia en publicidad ha sido un beneficio, “con todas las comunicaciones de la marca y cómo trabajar con tableros de inspiración y traer las ideas a la realidad”, dice ella.

Y los clientes realmente se han conectado con la marca, dice Martínez. Ellos sienten que pueden ponerse detrás de la misión social de su marca de ropa — y el estilo y diseño no dañan tampoco. Ellos reconocen especialmente cada pieza por el tiempo que toma crearla a mano — el abrigo oversized bomber en la colección de Les Common People, por ejemplo, requiere más de 10 horas de costura para ser construido.

“Las personas aman lo original e innovadores que son nuestros productos y que tan fácil los pueden mezclar con todo tipo de prendas”, dice ella. “La base social y ambiental de nuestra marca es bastante apreciada por nuestros clientes, quienes están buscando formas de hacer un buen impacto en el mundo y ellos encuentran eso en nuestra marca”.

Pasando la voz

Les Common People es una tienda de comercio electrónico en línea son una ubicación física.

Ferias y otros eventos en vivo ponen la ropa al frente de los compradores, para que puedan verlas y experimentarlas en persona. De lo contrario, la marca depende de conectarse con clientes potenciales en línea a través de redes sociales.

“Amamos escuchar lo que nuestros clientes tienen que decir de nuestra marca y productos”, dice ella. “A través de redes sociales, nos conectamos con nuestros clientes actuales y posibles y en nuestro sitio web pueden encontrar todos los productos así que es realmente fácil ir de  Instagram a nuestro sitio, por ejemplo”.

El sitio web de Les Common People es simple y va al grano y la página de inicio va directamente a su tienda — una elección que Martínez hizo a propósito.

“Lo que amamos de nuestro sitio es que es realmente limpio para que los clientes se puedan enfocar en nuestros productos”, dice ella. “Aunque es un sitio básico, es realmente fácil de navegar y de contactarnos si así lo quiere el cliente. Lo principal que queremos que nuestros clientes encuentren son los productos y es lo primero que ven cuando entran a la página”.

Ella reconoce que hay espacio en el futuro para desarrollar el sitio un poco más y usarlo como un espacio para contar un poco más sobre la historia de la compañía, pero por ahora, está enfocada en mostrar sus productos al mundo.

Martínez usó WordPress, alojado por DreamHost, para construir su sitio. Este combo poderoso, dice ella, le ayudó a entrar fácilmente a construir un negocio de comercio electrónico que depende tanto en su sitio web como para vender.

“DreamHost tiene un panel muy amigable con los usuarios, es fácil de usar, el foro de soporte es bastante completo y el servicio al cliente es excelente”, dice ella. El plan de alojamiento de WordPress realmente me ayudó a construir, desarrollar y administrar mi sitio web”.

¿Quieres conocer dueños de sitios web increibles?

Suscribete al boletín mensual de DreamHost para primicias, consejos de expertos y ofertas exclusivas.

Cambiando nuestra ropa, cambiando el mundo

Por ahora, Les Common People solo hace envíos en Colombia. Los costos de envío fuera del país son altos y como una marca pequeña, ellos solo se están enfocando en el crecimiento local por el momento. Aunque, tienen planes de hacer envíos a cualquier parte del mundo en el futuro.

Para beneficiar su trabajo con Les Common People y — por pura diversión personal — Martínez está estudiando técnicas de teñido artesanales, tales como telas marmoleadas y teñido de textiles con pigmentos naturales. “Realmente disfruto aprendiendo nuevas cosas que puedo usar para mi vida personal y profesional”, dice ella.

También está siempre a la búsqueda de nuevas formas de apoyar la misión de sostenibilidad de su marca en la moda.

“Queremos seguir creando prendas únicas hechas de telas recicladas, para aprender nuevas técnicas para mantener cientos de kilos de telas nuevas fuera del basurero y continuar nuestro camino a la sostenibilidad no solo con la marca sino con nuestra vida también”, dice Martínez.

Con estos cambios en otras marcas y la suya y haciendo crecer la conciencia del costo ambiental de la moda rápida, Martínez es optimista sobre el futuro de la moda  — y espera que sus clientes y otros tomen decisiones responsables sobre qué ropa compran y usan.

“Todos podemos ser parte del cambio y vestirnos sin afectar al planeta y a sus habitantes”, dice ella. “El mundo está cambiando: la forma en la que vestimos debería hacerlo también.”

Sara Atwood

Sobre el Autor:

Sara Atwood ama una buena historia. Las ha estado escribiendo para y sobre los clientes de DreamHost desde 2017, junto con consejos de expertos para el cuidado y mantenimiento de sitios web excelentes.